h1

Corte InternAcional de Justicia Por los dereCHoS DE lOS aNimales En GineBrA

junio 19, 2009

corte int

ABOGADO DE LA ACUSACIÓN 

Acusación contra:1. el Sr. Prof. D. Romano Prodi
Presidente de la Comisión de la Comunidad Europea
2. el Sr. Dr. D. Franz Fischler
Comisario de la Unión Europea de Agricultura y Pesca
3. el Sr. D. José María Aznar López
Presidente del Gobierno de España
4. el Sr. D. Miguel Arias Canete
Ministro de Agricultura de España
5. el Sr. D. Jean-Pierre Raffarin
Primer Ministro de Francia
6. el Sr. D. Hervé Haymard
Ministro de Agricultura de Franciasobre colaboración con el reiterado y grave maltrato de animales, exponer a un peligro a la juventud, embrutecimiento de la sociedad al fomentar la crueldad de forma pública y a causa de la omisión de medidas legislativas y desatención del ordenamiento jurídico

Sr. Presidente, honorable Tribunal:

Amigos de los animales de toda Europa, sobre todo asociaciones protectoras de animales de España, Francia y Bélgica denuncian hoy un delito que representa un aspecto vergonzoso de la cultura europea: la tortura y la muerte premeditada de animales de desarrollo superior únicamente para la diversión del hombre. Cuán espléndidas criaturas son los toros ya era algo reconocido por la antigua cultura griega, cuya mitología transformó nada menos que al dios de los cielos, Zeus, en un toro, para cargar a Europa a sus espaldas: la diosa terrenal de antaño que diera nombre a nuestro continente de hoy. Es de un simbolismo macabro que los europeos masacren a su animal heráldico y lo ahoguen en su sangre. ¿Somos conscientes de que estos animales pueden padecer dolores, pánico y miedo, de forma similar a como los sufre un ser humano? ¿Sí? Entonces pongámonos por una vez en la situación de la víctima del asesinato, de la que se trata en este proceso judicial.

Imaginémonos que estando de paseo por un paraje de sur de España o Francia, de repente usted es encarcelado y a continuación tratado de la siguente manera: Le rompen los dientes con un alicate y sin anestesia alguna, le meten pinchos de agujas partidas en sus órganos genitales, le hacen tragar kilos de laxantes fuertísimos hasta tal punto que su intestino parece explotar; le untan vaselina en los ojos para que vea todo velado; le golpean 20 ó 30 veces en la zona de los riñones de manera que está constantemente a punto de desmayarse; le arrancan las uñas de los pies y le meten cuñas de madera entre los dedos de los pies; y al final le rocian los pies y las piernas con trementina, a causa de lo que usted, de tanto dolor y escozor, tiene que saltar una y otra vez.

En España y en Francia miles de toros experimentan anualmente este trato especial como preparación para la corrida. ¿Quién se atreve a decir todavía que aquí sólo se trata de animales? ¿Quién se atreve a seguir elogiando las corridas de toros o a apartarse de ellas con indiferencia? ¿Y quién quiere afirmar todavía que las corridas de toros son una lucha competitiva entre el hombre y el animal? Aquí no se trata de otra cosa que de la tortura bárbara de animales indefensos por sádicos adictos a la fama, que sólo se encuentran con el toro cuando éste sale a la arena: montados en sus caballos se echan sobre él para pincharlos con sus lanzas mientras que la masa ansiosa de sangre incita a los mozos de tortura, llamados picadores. Cuanto más arte presente la tortura, tanto más grande el aplauso. Luego vienen las banderillas con los garfios que se les clava al toro en la carne, dejándolas allí que se bamboleen. Aún más sangre, todavía más dolor, aún más aplausos desde las gradas – un vocerío regocijante que se deleita con el indescriptible sufrimiento. En la arena los hombres se convierten en monstruos.

Entonces se acerca el héroe de la corrida, vestido finamente como un caballero del siglo XVII, equipado con una espada y una capote rojo. Contoneándose como una “prima donna” atrae al toro, para fingir un combate que ya hace tiempo no es tal: su enemigo ya esta lleno de sangre y se mueve pesadamente por la arena con seis banderillas en el cuerpo, con la cabeza gacha, no por querer atacar, sino porque los músculos de la nuca fueron seccionados para que sea un blanco fácil para la espada del valiente torero. Pobre del toro que se caiga y por su debilidad no quiera moverse. Todavía no puede morir. Se le levanta violentamente tomándolo del rabo y de los cuernos, el toro tiene que “luchar”, para que el asesino comprado, envuelto en terciopelo y seda, le pueda dar con mano experta la estocada final por 100.000 Euros, un sádico de pies a cabeza, cruel y cobarde, vanidoso y codicioso de dinero, que además ultraja al animal moribundo cortándole las orejas y los testículos, para de una manera obscena dejarse festejar con tales trofeos.

En ningún otro sitio se ponen al descubierto los instintos más bajos del ser humano ante el público y de manera tan desvergonzada como en la plaza de toros. Y a pesar de esto, presidentes y ministros de España y Francia acuden a ese bullicioso y atronador caldero de brujas de la crueldad en Salamanca y Madrid, en Nimes y Carcassonne, para regocijarse con los rituales de tales corridas de toros.

¿Qué clase de personas son éstas, que en nombre de la tradición o por motivos de su carrera fomentan estas crueldades? Son los alcaldes y ministros, quienes se ocupan de que estas vergonzosas diversiones reciban subvenciones del Estado. Son obispos y sacerdotes los que bendicen este juego satánico y se sientan en las gradas de la plaza de toros. Es la masa de turistas que visitan España curiosos y boquiabiertos, y primero piensan, “esto hay que verlo”, pero que muchas veces después se apartan de ello consternados porque no están acostumbrados a la embriaguez sangrienta de la corrida. Y son la fina capa de “aficionados”, seguidores fanáticos de los masacradores de animales, una minoría, cuya influencia política llega hasta la Comisión Europea a través de las cancillerías de los gobiernos de Madrid y París, para evitar que esta barbarie indigna del hombre y del animal acabe por fin.

Todo lo siguiente es objeto y tema de las acusaciones actuales:

1) La terrible tortura de los animales durante la preparación de los toros para la corrida y durante su agonía en la arena.

2) El embrutecimiento y la desmoralización de la sociedad a causa de la crueldad de las corridas de toros.

3) El subvencionar esta vergüenza cultural con fondos presupuestarios públicos, a pesar de que la mayoría de la población está en contra de las corridas y fiestas similares.

4) La adaptación de la legislación vigente a favor de la extensión y el reinicio de los espectáculos taurinos en ciudades y regiones en los que éstos ya habían sido suprimidos.

5) La ignorancia de los responsables cuando se establecen prohibiciones legales que protejan a los animales.

Los acusados son el Presidente de la Comisión de la Comunidad Europea, el Comisario de la Unión Europea para la Agricultura y Pesca, el Primer Ministro de Francia y el

Seguidamente pasamos a escuchar la exposición de las diferentes acusaciones, en las cuales convocamos a testigos y peritos, y presentamos como pruebas de la acusación algunos extractos de documentales que serán proyectados.

Informe final del abogado de la acusación

La reunión plenaria de hoy y las declaraciones de los testigos y peritos hacen llegar, en un resumen final, a las siguientes conclusiones:

1) Las corridas de toros en España y Francia constituyen una cruel tortura de los animales, que ocasionan dolores indecibles a las víctimas.

2) El ejercicio de las corridas de toros permite que el alma de los niños y jóvenes sean envenenados: Escuelas taurinas en España y Francia, en las que jóvenes masacran a terneros y se acostumbran a la crueldades de las corridas de toros, son un delito contra la humanidad.

3) No sólo dañan los principios éticos fundamentales, sino que también infringen innumerables reglamentaciones legales, que a nivel nacional ya prohíben las crueldades en su ejercico práctico y en los lugares practicados. En Francia el código penal ha sido interpretado tan generosamente en relación a las corridas de toros, que ya se aproxima a una violación de la ley.

4) La mayoría de la población está en contra de las corridas de toros; sin embargo, éstas son subvencionadas con los fondos públicos de los impuestos, tanto por un gobierno nacional en particular como también a nivel europeo. Una diferenciación entre las subvenciones destinadas a la agricultura en general y las subvenciones destinadas a las corridas de toros es posible, pero se ha malogrado hasta ahora debido a la ignorancia de los responsables políticos.

5) A nivel europeo falta una prohibición de las corridas de toros; en su lugar la reglamentación existente es infringida con medidas a favor de esta crueldad en las plazas de toros.

Las pruebas han demostrado que todos los políticos acusados son culpables en los siguentes puntos:

1) El Presidente de la Comisión, Romano Prodi, es culpable de haber descuidado los intereses de toda Europa, porque no se ha preocupado de establecer una prohibición de las corridas de toros en la legislación europea.

2) El Comisario agrario, Dr. Franz Fischler, es culpable de no haber intentado establecer con la seriedad necesaria una diferenciación entre las subvenciones a favor de la crianza de toros de lidia y la crianza de otras reses, a pesar de que ésto hubiera sido posible. De esa manera ha despilfarrado millones de fondos presupuestarios europeos, provenientes de los impuestos, a favor de las crueldades de las corridas de toros y se ha hecho corresponsable de esa culpa.

3) Los jefes de gobierno de Francia y España, el Primer ministro, Sr. Raffarin, y el Presidente, Sr. Aznar, así como sus ministros de agricultura –aquí tenemos que incluir al francés y al español–, son culpables a nivel nacional de subvencionar la crueldad de las corridas de toros y apoyarlas políticamente. Además han omitido tomar medidas que legalicen la prohibición del maltrato animal en las plazas de toros.

La acusación pide por ello la declaración de culpabilidad de los acusados en los puntos mencionados. Sin embargo, no persigue en primer término la condena de los responsables, sino la aplicación de los derechos de los animales a vivir y a su bienestar. Por ello se hace la propuesta de que el Tribunal incluya en su sentencia las siguientes condiciones:

1) Incluir en la Constitución Europea la protección de los animales como una meta más de la Unión Europea.

2) Suprimir del acta número 33 del Acuerdo de Amsterdam, según el cual la Comunidad Europea se responsabiliza de las exigencias del bienestar de los animales en su totalidad, la excepción que permite que esta ley no tenga validez cuando se trate de costumbres de los países miembros en relación a ritos religiosos, a las tradiciones culturales y a la herencia regional.

3) Introducir en la Legislación Europea una prohibición expresa de las corridas de toros.

4) Suprimir inmediatamente las subvenciones de las corridas de toros.

Hasta aquí nuestra solicitud al Tribunal. La más importante se refiere a la introducción de la protección de los animales en la Constitución Europea, como meta que afiance las actuaciones estatales. Mientras la Constitución Europea proteja sólo la dignidad de las personas, pero permita que se pisotee la dignidad de los animales –por lo demás no sólo en las corridas de toros sino tambien en los establos de crianza de la ganaderia intensiva–, mientras esto siga siendo así, la Europa unida no puede definirse como aquello que está establecido en el preámbulo de su Constitución: Ser portadora de la civilización y del progreso. Mientras en Europa se pueda seguir torturando a animales hasta matarlos, para que una masa humana vociferante se divierta con ello, seguirán sonando a huecos todos los juramentos de humanismo y de dignidad humana.

Los amigos de los animales de toda Europa comprobamos consternados que el convenio de la Constitución Europea sólo ha tenido en cuenta a los seres humanos, pero no a las criaturas que les acompañan. En ninguna parte los animales han sido incluidos en la propuesta de la Constitución Europea. En su lugar se habla de la “herencia moral y religioso-espiritual de Europa”, sin haber notado qué desgracias conlleva esa herencia. Junto al dominio colonial y a las guerras religiosas, al terror por las cuestiones relativas a la fe religiosa, a la quema de brujas, no por último es también parte de todo esto el desprecio a los animales, que ha sido fomentado durante siglos por las Iglesias, lo que ha seguido siendo apoyado hasta hoy en las corridas de toros.

Hubo tiempos en que nadie se escandalizaba del comercio con esclavos o de la opresión de la mujeres o de la quema de herejes, hasta que, de época en época, los seres humanos nos fuimos dando cuenta de que éramos bárbaros si manteníamos a las personas esclavizadas, si discriminábamos a las mujeres y torturábamos a los que profesaban otras creencias. Ha llegado el momento en el que también en relación a los animales deberíamos darnos cuenta de ello y tengamos remordimientos de conciencia. No podemos celebrar una cultura europea sin recordar las palabras de Tolstoi: “De asesinar a los animales a asesinar a seres humanos sólo hay un pequeño paso”. No podemos celebrar nuestra cultura cristiana ignorando al mismo tiempo al Maestro de Nazaret, que dijo, como es sabido: “Quien tome la espada precerá por la espada” El no hizo ninguna excepción con la espada del torero.

Europa no se dirige a un buen futuro si en su Constitución quiere establecer un concepto antropocéntrico del mundo y no considera a los animales. Este proceso judicial no ha tenido lugar por casualidad en Bruselas. Amigos de los animales de toda Europa están aquí y exigen a la Asamblea constitucional y a todos los políticos responsables: ¡No os olvidéis de los animales! Protegedlos de las crueldades del hombre. ¡Acabad inmediatamente y de una vez por todas con las corridas de toros!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: